1er CONGRESO LATINOAMERICANO DE CULTURA VIVA COMUNITARIA Cultura, Descolonización y Buen Vivir 17 al 21 de Mayo de 2013- La Paz, Bolivia

 

1er CONGRESO LATINOAMERICANO

DE CULTURA VIVA COMUNITARIA


Cultura, Descolonización y Buen Vivir

17 al 21 de Mayo de 2013- La Paz, Bolivia

Plataforma Puente Cultura Viva Comunitaria

  1. 1- Introduccion

Existen en Latinoamérica más de 120000 experiencias y organizaciones sociales de base territorial que trabajan en torno a la producción y distribución de bienes culturales en sus comunidades, sin fines lucrativos e inscriptas en procesos de democratización y desarrollo local. Centros culturales, bibliotecas populares, agrupaciones de hip-hop, colectivos de muralismo, plástica en general, producción audiovisual, grupos de teatro comunitario, arte callejero, circo, radios comunitarias y otras experiencias de comunicación popular, rescate de prácticas ancestrales y culturales, etc, movilizan a cerca de 200 millones de personas anualmente en eventos, procesos sociales y festividades de carácter barrial y comunal. Se trata de un fenomeno social y político que ha experimentado, en las últimas décadas, un crecimiento exponencial, dando origen a una tipología especifica de iniciativas comunitarias signada por algunas caracteristicas fundamentales: a) su arraigo comunitario, gregario, familiar y cotidiano, b) su acción en el espacio público, en calles y plazas, c) su vinculación con iniciativas de Economía social y solidaria, d) un fuerte protagonismo de mujeres y jóvenes y adolescentes, e) un ideario que basa sus acciones en la Cultura de Paz, el trabajo en Red, la Democracia Deliberativa, Participativa y Comunitaria y el cuidado de nuestro ambiente natural y bienes comunes, d) una predisposición positiva hacia la creación de estéticas del mestizaje y la pluralidad cultural  y f) una vocación de transformación territorial a traves de la intervención en ambitos politicos locales y movimientos sociales y ciudadanos.

Por otro lado, estas experiencias se enfrentan, en todos nuestros paìses, con una realidad difícil en el plano de las politicas publicas y la legislación institucional. En efecto, estas construcciones populares no están contempladas adecuadamente en nuestras legislaciones, ni debidamente preservadas y fortalecidas por las polìticas públicas vigentes en nuestros países, habida cuenta de su enorme potencial en la construcción de relaciones sociales más equitativas, igualitarias, no violentas y colaborativas. De hecho, una enorme cantidad de estas iniciativas cobran fuerza, intentan desarrollarse infructuosamente y se desintegran vìctimas de la falta de recursos, la violencia, la indiferencia del sistema estatal instituído y otros factores del contexto, perdiéndose de ese modo un sinnúmero de proyectos que, de otra manera, podrìan configurar el horizonte de, por ejemplo, miles de jóvenes en nuestro continente.

Por otro lado, estas experiencias son un importante dispositivo en la perspectiva de un modelo de desarrollo local endógeno que pueda superar los esquemas extractivistas y de precarización de nuestra clase trabajadora que hegemonizan hoy por hoy las economìas de nuestros paìses, dotando al espacio público de una serie de capacidades en su dimension de articulación de la sinergia economica local y del impulso de estrategias productivas solidarias. En lo específicamente vinculado con las identidades y los saberes comunitarios, configuran cotidianamente un escenario privilegiado para una práctica de la diversidad y el autoreconocimiento de comunidades enteras.

2- Un proceso colectivo continental

Desde hace cerca de una década, un amplio conjunto de organizaciones y redes vinculadas en el continente a temas como el Arte y la Transformación Social, el Teatro comunitario, la Comunicación Popular, el Desarrollo Local y la Ciudadania, la Gestion Cultural venimos explorando la perspectiva de una propuesta integral que ayude al reconocimiento social y público de esas cientos de miles de experiencias locales, y pueda generar las condiciones sociales, institucionales y polìticas para su fortalecimiento y sostenimiento. En ese camino, hemos llevado adelante una sistematización de los avances y las realidades en nuestro continente, tanto en sus aspectos más graves, en lo relativo a necesidades e injusticias sufridas por estos colectivos, como tambièn de triunfos, construcciones e indicadores de mayor solidez y prospectiva.

Fue en ese trayecto que recuperamos gestiones locales paradigmáticas en cuanto a polìticas pùblicas y a herramientas programáticas destacadas por parte de Estados y Gobiernos, como, por ejemplo, en el caso de los “Puntos de Cultura” en el Brasil y casos como el de la Alcaldìa de Medellín y Bogotá en Colombia, o las gestiones en Lima, Perú y en otros paìses de Latinoamérica.

Este proceso ha sido la base de la creación colectiva de la Plataforma Puente Cultura Viva Comunitaria, red de organizaciones y redes de base colaborativa que ha contribuido al logro de distintos avances en realidades nacionales y regionales como el Anteproyecto de Norma Legislativa del Parlamento del Mercosur de apoyo a los Puntos de Cultura, la inclusión de esta agenda en el marco del Congreso Iberoamericano de Cultura, avances insticionales y legislaciones de apoyo a la Cultura Viva Comunitaria en Colombia, Costa Rica, Brasil, Argentina y Peru y la implementacion de programas de apoyo efectivo por parte de los Gobiernos en esos paìses, presencia efectiva de las campañas en los 21 paìses de Latinoamérica, además de un amplio abanico de iniciativas temáticas y acciones continentales, como la Semana Continental por la Cultura Viva Comunitaria que culminó en la Cumbre de los Pueblos en el marco de Rio +20 y que difundió la consigna de “Cultura + Naturaleza es Cultura Viva”. La movilización impulsada por la Plataforma Puente Cultura Viva Comunitaria ha sido protagònica del nacimiento de colectivos nacionales multisectoriales de lucha por la Cultura Comunitaria en paìses como Brasil (Movimiento Social de las Culturas), Argentina (Pueblo Hace Cultura), Peru (Somos Cultura) y Colombia (Cultura Viva Comunitaria), además de espacios regionales en Centroamérica y el Caribe.

Fue a lo largo de este proceso que la Plataforma Puente Cultura Viva Comunitaria dio forma a una de las consignas fundamentales de la necesidad de su extensión, que es la lucha por la asignación del 0.1% de los Presupuestos Nacionales al fortalecimiento y el sostenimiento de las experiencias culturales comunitarias de nuestro continente. En efecto, si bien la UNESCO recomienda la aplicación del  1% de los Presupuestos Nacionales a las areas dedicadas a la Cultura, no hay explìcitas definiciones institucionales en ambitos multilaterales estatales vinculadas al apoyo de las organizaciones y procesos de Cultura Viva Comunitaria, salvo recomendaciones y declaraciones de tipo valorativo, que distan de ser postulados concretos. La ausencia de estas importantes definiciones en los niveles de planificación de Politicas Publicas ha motivado, entre otros motivos, la creación colectiva de este proceso de movilización continental que hemos llamado Plataforma Puente Cultura Viva Comunitaria.

3- Hacia nuestro 1er Congreso Latinoamericano de Cultura Viva Comunitaria

Si bien el desarrollo de la iniciativa de la Plataforma Puente Cultura Viva Comunitaria no puede explicarse sino por el despliegue de cientos de organizaciones y redes a lo largo de las últimas décadas, si pueden reconocerse hitos muy importantes, como la participación en el Foro Social Mundial en Belem a principios del año 2009 y en Porto Alegre en 2010, el “Encuentro de Redes de Latinoamerica- Plataforma Puente- 100 Organizaciones Culturales” realizado en Medellìn en el año 2010, la intervención en el año 2011 en el IV Congreso Iberoamericano de Cultura del Cofralandes de Organizaciones Culturales Comunitarias y la realización de la Semana Continental por la Cultura Viva Comunitaria durante el año 2012, junto con la realización de la Caravana por la Vida que llegó a la Cumbre de los Pueblos en Rio+20.

Este despliegue continental, que ha permitido desarrollar acciones en toda Latinoamèrica ha generado un algo grado de movilización social que necesita, sin embargo, de mayores grados de planificación colectiva, articulación, intercambio y coordinación.

Es por ello que la Plataforma Puente Cultura Viva Comunitaria se ha planteado la realización, en el mes de Mayo del año 2013, del 1er Congreso Latinoamericano de Cultura Viva Comunitaria,como un hecho politico colectivo que permita dar mayor sustento a las iniciativas que buscan, a lo largo y a lo ancho de todo el continente, dotar de mayor apoyo institucional y reconocimiento social a los miles de colectivos que desarrollan estas actividades en barrios y poblaciones de Latinoamérica.

Para ello se plantea generar un ambito participativo en el que puedan estar representadas:

  1. a) Organizaciones y procesos de Cultura Viva Comunitaria de los 21 paises de Latinoamerica
  2. b) Referentes de Redes Continentales impulsoras de la iniciativa (Red Latinoamericana de Arte para la Transformación Social, Red Latinoamericana de Teatro en Comunidad, ALACP – Articulacion Latinoamericana Cultura y Politica- ALER – Asociacion Latinoamericana de Educacion Radiofónica, entre otras)
  3. c) Referentes de todos los colectivos nacionales de impulso de la Cultura Viva Comunitaria
  4. d) Legisladores y referentes del ambito estatal y gubernamental comprometidos con la iniciativa en los distintos paìses
  5. e) Invitados de otros movimientos sociales y culturales latinoamericanos ambientales, populares y comunitarios.
  6. f) Referentes del espacio académico, Centros de Estudios y Universidades del continente
  7. g) Grupos de jóvenes, organizaciones y colectivos participantes de las distintas actividades publicas

4- Objetivos

De este modo, los objetivos del 1er Congreso Latinoamericano de Cultura Viva Comunitaria son los siguientes:

  • – Generar un espacio de intercambio y articulación entre experiencias y redes de la Cultura Viva Comunitaria en todo el continente, a través de mecanismos que combinen el debate presencial pero tambien la sistematización y circulación colaborativa de los saberes producidos en el continente por estos procesos.
  • – Impulsar ámbitos de recuperación y fortalecimiento de iniciativas legislativas y de Política Pública Estatal en relación al sostenimiento de experiencias culturales comunitarias y su reconocimiento en las estructuras de Gobierno, Académicas y de incidencia en la vida cotidiana de las comunidades.
  • – Ampliar la visibilidad pública de la tarea y el desarrollo de la actividad llevada adelante por las experiencias culturales comunitarias de toda Latinoamerica, en sus dimensiones sociales, filosòficas, educativas, económicas y estéticas
  • – Generar las estrategias y los equipos de trabajo que garanticen un trabajo sistemático dirigido hacia el logro de Políticas nacionales y regionales de apoyo a la Cultura Comunitaria, en particular de la asignación del 0.1% de los Presupuestos Nacionales.
  • – Recuperar y fortalecer colectivamente el sustrato simbólico, místico, espiritual, estético, ancestral y político de los valores de la Cultura Viva Comunitaria en sus diversas expresiones, ya sea en ambitos rurales y/o urbanos, en un esquema celebrativo integral y latinoamericano.

5- Actividades

En el desarrollo de actividades durante el Congreso, prevemos la necesidad de impulsar:

  • – Campamento Juvenil de la Cultura Viva Comunitaria
  • – Feria Pública de Experiencias
  • – Festivales Artísticos e intervenciones pùblicas: Musica, Teatro Comunitario, Circo y Arte Callejero
  • – Seminarios y talleres: Arte para la Transformación Social- Comunicación- Politicas Publicas
  • – Campaña Continental por la Cultura Viva Comunitaria: Relevamiento de Experiencias, Acciones Publicas, Comunicaciòn.
  • – Marcha por la Diversidad Cultural y la Cultura Viva Comunitaria
  • – Comunicación para la Cultura Viva Comunitaria: Agencia de Prensa, Laboratorio audiovisual y Productora on line de insumos y comunicaciones a lo largo de todo el evento y para la prensa y comunicación global de movimientos sociales.

6- Caravanas Culturales Latinoamericanas

La convocatoria al 1er Congreso Latinoamericano de Cultura Viva Comunitaria prevé la realización previa de tres Caravanas integradas por escenarios ambulantes y colectivos de Arte Callejero en ómnibus y camiones especialmente preparados para la intervención en plazas y barrios.

Las Caravanas vendrán desde el Norte, el Este y el Sur, partiendo desde Centroamèrica y Colombia, Brasil y Uruguay y Argentina, integrando delegaciones del resto de los paìses latinoamericanos.

Las Caravanas forman parte del proceso de Educación y Comunicación Popular impulsado por la Plataforma Puente Cultura Viva Comunitaria, y llevarán adelante un trabajo de recuperación de mensajes y contenidos latinoamericanos para formar parte del debate en el seno mismo del Congreso. Las Caravanas son, de este modo, una expresión publica de un importante valor del quehacer cultural en latinoamerica como es la itinerancia, el viaje al encuentro del Otro, el espiritu utópico del Camino.

7- La Paz, el Buen Vivir y el germen de una Democracia Deliberativa, Participativa y Comunitaria

En palabras de nuestro compañero Iván Nogales, de Teatro Trono y Compa,  dos de las experiencias culturales comunitarias de Bolivia emblemáticas de la perspectiva de nuestra Plataforma Puente, es necesario iniciar un “viaje a la semilla” para recuperar el impulso inicial y fundante de un modo distinto de ver el territorio, la comunidad y la posibilidad de una Nueva Sociedad. Una Sociedad que, en palabras de Jorge Blandón, de Medellín, Colombia, recupere el poder de los “abrazos, y genere la polifonía de una multiculturalidad celebrante y festiva”. La ciudad de La Paz representa, en este sentido, la geografía de un simbolismo en crecimiento, uno de los epicentros continentales de una perspectiva que, de la mano de nuestros Pueblos Originarios, pueda “reencantar” la vida cotidiana. El concepto de “Buen Vivir” tan común entre las etnias latinoamericanas, cobra entonces una importancia central para pensar la Cultura y la Democracia, incluso al recrear una nueva institucionalidad que incorpore a la participación popular en el territorio como una condición indispensable de un Desarrollo Equitativo.

8- Un Desafío y una Esperanza

Generar y compartir una iniciativa que consolide y fortalezca la perspectiva de la Cultura Viva Comunitaria en Latinoamerica es una necesidad importante de nuestros sectores populares, en la medida en que estas experiencias son hoy por hoy una dimensión importante de sus prácticas cotidianas, no solo en la resistencia a los modelos neoliberales y excluyentes, sino también en la configuración de una nueva sociabilidad. Un ámbito de encuentro que incida en el diseño de Políticas Públicas Estatales, iniciativas de intercambio, formación, sensibilización y organización en Red aparece como un desafío y una esperanza importante en el marco de los debates políticos que nuestro continente está enfrentando y abordará durante los próximos años.

Esperamos que este 1er Congreso Latinoamericano de Cultura Viva Comunitaria sea un paso más en este camino de nuestros Pueblos hacia formas de organización social que recuperen el Buen Vivir como eje de articulación de lo Público, lo Comunitario y lo Estatal.

ANEXO

Sitios web y enlaces de video y audios con información relevante sobre experiencias de Cultura Viva Comunitaria

http://www.artetransformador.net/sitio/ – http://redlgc.blogspot.com/ – http://www.redeabra.org.br/– http://redmaraca.blogspot.com/ – – http://www.aler.org/ http://redlatinoamericanadeteatroencomunidad.blogspot.com/ – http://caleidoscopioenelvacio.blogspot.com/ – http://pontosdecultura.org.br – http://afroambiental.org – http://www.mocambos.org/

http://www.pueblohacecultura.org.ar/

http://lareddeteatroencomunidad.blogspot.com/

http://www.boliviacultural.com.br/ver_noticias.php?id=1387

http://www.youtube.com/watch?v=DGQvgwqqgOY&feature=player_embedded#!

http://plataformapuente.blogspot.com/2012/04/campana-continental-de-cultura-viva.html

http://www.medellincultura.gov.co/laescena/Paginas/LE_culturavivacomunitaria.aspx

http://vimeo.com/39747708

http://www.medellincultura.gov.co/laescena/Paginas/LE_culturaenelconcejo.aspx

http://www.youtube.com/watch?v=9QwIWzZd5SY

http://www.sulabatsu.com/categorias/cultura-viva

http://stereofiliacr.blogspot.com/2011/10/primer-encuentro-nacional-de-cultura.html

http://www.redcultura.com/php/Articulos812.htm

http://tntlosranchos.blogspot.com/2012/04/lanzamiento-de-la-red-salvadorena-de.html

http://www.elsalvador.com/periodista/nota_base.asp?ida=6606

http://lareddeteatroencomunidad.blogspot.com/2012/03/movilizacion-por-la-cultura-viva.html

http://vimeo.com/39748093

http://plataformapuente.blogspot.com/

http://www.culturavivacomunitaria.org/

http://culturavivacomunitaria.org/cv/quienes-somos/

http://pontosdecultura.org.br

http://www.meipi.org/plataformapuente1

http://www.youtube.com/watch?v=xUwvZm9DIwY&feature=player_embedded#!

LOGOS Entre MUCHOS POR LA PLATAFORMA PUENTE

“Cada uno es el centro cuando tiene un saber, un pensar, un crear… Ninguna palabra es periferia de otra, ningún rostro, ninguna pregunta, ninguna necesidad, ninguna dignidad, ninguna utopía. Todos somos periferia y centro al mismo tiempo, al igual que todos somos comunidad y gobierno, gobierno y comunidad. Todos es todos. Necesitamos una CULTURA VIVA SIN FRONTERAS, en el entender que nada esta listo… Cultura viva sin fronteras que construya sus propios corredores de la economía, una economía creativa que tenga de presente, como punto de partida al ser humano…. Cultura viva sin fronteras, para recuperar los sentidos de nuestro propio hacer y pensar….

…Cultura viva comunitaria, reserva indiscutible en tiempos de desesperanza impuesta por los mercados de la violencia. Cultura de la esquina y los desfiladeros de la incertidumbre. Cultura del día y la noche, bajo la tempestad y los anuncios de la primavera.”

(Relato de la experiencia vivida en Plataforma Puente – Medellín 2010)

Una campaña continental CULTURA VIVA COMUNITARIA

La PLATAFORMA PUENTE COMO ACCIÓN DE ENCUENTRO: es una propuesta de diálogos entre lo público y la sociedad civil, una gestión conjunta entre redes, entorno a: Políticas de arte y cultura, Arte y transformación social, Arte puente para la salud, Arte y Educación, Comunicación para el desarrollo, Encuentro de Cultura y Desarrollo, Gestores sociales para el desarrollo, Ciudades sustentables, Ciudades imaginadas…

 

LA PLATAFORMA PUENTE ES EN ÚLTIMAS, UN ESPACIO PARA PENSAR UNA POLITICA PÚBLICA DE CULTURA VIVA COMUNITARIA, “CON TODA LA ACUPUNTURA CONTINENTAL”, QUE JUNTE LOS NUEVOS PARADIGMAS DE LA ACCIÓN PÚBLICA Y SOCIAL, ENTORNO AL ARTE Y LA CULTURA.

Esta acción requiere estar orientada por un proyecto cultural integral, ética, política y estéticamente basado en la solidaridad, la sostenibilidad, la igualdad, la equidad y la democracia.

SOMOS ALIADOS

Este conjunto de actores (experiencias de arte, cultura y comunicación popular) somos aliados en la construcción de un tejido cultural comunitario capaz de impulsar transformaciones de largo aliento en la localidad, en la región, en el país y el continente.

 

Somos experiencias que nacen desde la resistencia y la búsqueda de superación de las exclusiones y dominaciones de todo tipo presentes en nuestros países y de la reivindicación de lo propio como punto a partir del cual se puede aportar a construir lo colectivo.

Somos experiencias que reconocemos la importancia que tiene el arte al interior de la cultura, pero creemos que esta es una dimensión humana mucho más amplia que atraviesa toda la experiencia colectiva. Reconocemos y potenciamos la cultura como derecho y como fuerza viva capaz de producir poderosas transformaciones en la sociedad en los niveles económicos, políticos, sociales, culturales y en las relaciones con la naturaleza y reconocemos y potenciamos la cultura como una dimensión de la sociedad en el centro de la cual se encuentra una ética y una estética de la solidaridad, de la sostenibilidad, de la libertad, de la democracia, de la equidad, de la igualdad.

Somos organizaciones que creemos que la cultura tiene un valor en si misma, ella es el corazón de lo humano, y en el corazón del corazón queremos que esté una ética de la vida como fundamento de una nueva relación entre cultura y política y de un diálogo vivo entre comunidad humana y con la naturaleza. Creemos que el arte puede reencantar el mundo y hacerlo poéticamente habitable. Creemos que el arte y demás manifestaciones culturales y comunicacionales pueden ser instrumentos de liberación, sabiduría y  conocimiento.

Somos experiencias que reconocemos y apropiamos la riqueza construida en el camino para enfrentar los retos del presente y crearlo y recrearlo de manera permanente deseando siempre un futuro cualitativamente mejor para todos. Al mismo tiempo reconocemos y potenciamos la organización y la interacción de las experiencias de base como un camino para construir poder y sociedad desde abajo.

Somos experiencias que reivindicamos nuestra autonomía, independencia, libertad y sustentabilidad frente a los poderes dominantes de este mundo en los ámbitos económico, político, social y cultural.

Somos experiencias que reconocemos la diversidad socio cultural de los pueblos, países y organizaciones e impulsamos un dialogo intercultural democrático, creador y emancipador.

Somos experiencias que creemos firmemente en la posibilidad y en la necesidad de reconstruir la acción política y la sociedad en un nuevo paradigma que desde abajo de la sociedad recree el ejercicio del poder tanto del Estado, como de la sociedad civil, como de los partidos y movimientos políticos, comprometiéndonos a establecer relaciones más dinámicas, horizontales y democráticas entre todos estos actores.  Reconocemos la fuerza de experiencias donde “un gobierno sensible a las demandas sociales pavimenta el camino que abren las organizaciones sociales” y donde las organizaciones sociales en ejercicio de su ciudadanía crean las condiciones para que la sociedad cambie. Creemos que estas iniciativas deben estar guiadas por la práctica de la ciudadanía cultural y el fortalecimiento de los derechos culturales en la perspectiva de la democratización cultural.

Somos experiencias concientes de nuestra fuerza interna, pero también de nuestras  enormes debilidades, errores, inconsistencias, precariedades. Por ello estamos en una permanente apertura al aprendizaje y a su propia transformación.

NOS JUNTAMOS COMO, CON, POR Y PARA

UN ACTOR político y socio cultural múltiple y diverso, que en un dialogo fraterno e intercultural y en la acción conjunta se construya como movimiento desde abajo.

DESEOS de impulsar y construir políticas públicas culturales más pertinentes y consistentes para nuestros países, regiones y localidades de América Latina e impulsar una relación más creativa entre las políticas culturales y otras políticas públicas de carácter territorial o sectorial. Queremos ver y actuar en el mundo con unos nuevos ojos, los del paradigma complejo, que comprende lo rizomatica, transparente, sustentable, colectiva y comunicativa que es la realidad y que debe ser la acción humana sobre ella.

QUE QUEREMOS construir una mirada y una acción continental en donde se articulen y hagan sinergia nuestras diversas miradas, fortalezas y particularidades, y establecer relaciones entre nosotros y con otros en condiciones de horizontalidad, igualdad, circularidad, viviendo de manera concreta los principios de un nuevo paradigma de la política. Queremos interactuar con otros actores que dentro de la sociedad civil, el Estado, el mercado u otros espacios como los nuestros sean afines, cómplices o cercanos de estas búsquedas.

TEJER estructuras dinámicas y livianas que hagan viables los acuerdos mínimos en torno a visiones, propósitos, criterios, acciones y metas comunes. Queremos que la fuerza que surge de nuestra unión continental refuerce y apoye nuestros esfuerzos locales y nacionales y que al mismo tiempo esta fuerza se nutra de las nuestras y de tantos otros que hacemos parte de esta larga caminada hacia una mayor libertad.

HOY REAFIRMAMOS NUESTROS DESAFÍOS COMUNES- DECÁLOGO

  1. 1. Hacer que todos los estados del continente garanticen a todos el pleno ejercicio de todos los derechos culturales y el acceso a fuentes de la cultura nacional, y apoyar y promover el aprecio y difusión de manifestaciones de la CULTURA VIVA.
  1. 2. Garantizar la autonomía de las ciudadanas y ciudadanos del continente para producir, dirigir y difundir iniciativas culturales de desarrollo local comunitario. Lo cual supone entender que no se trata de inventar la cultura, si no de posibilitar que las culturas vivas de nuestro continente estén en permanente reconocimiento y al mismo tiempo garantizar el respeto de la cultura como derecho y la ciudadanía, como expresión simbólica y como una actividad económica solidaria, justa y equitativa.
  1. 3. Promover la gestión pública participativa que apunte a la construcción de una democracia cultural deliberante y transformadora. Aportar a construir políticas culturales pertinentes para nuestras comunidades y territorios que sean incluyentes, respetuosas de la autonomía, integrales, conducentes al empoderamiento social y a la construcción de sistemas territoriales de cultura democráticos, que incluyan la lógica y el lenguaje del arte. Ello implica una participación directa de las comunidades en estos procesos. También hay que contribuir a posicionar la dimensión cultural en otras políticas públicas sectoriales o territoriales y trabajar el vínculo estrecho que hay entre educación y cultura. La construcción de estas políticas pasa por encontrar formas eficaces para cada contexto específico de acceder a los actores gubernamentales.
  1. 4. Construir las políticas públicas a partir de las manifestaciones culturales vivas, desde el trabajo y experiencia desplegada por las organizaciones comunitarias. Crear entonces, espacios dentro los ámbitos de decisión pública, con participación de las organizaciones civiles. Las políticas públicas deben ser inclusivas. Es fundamental la creación de un programa nacional deCULTURA VIVA COMUNITARIA a partir del reconocimiento de puntos de cultura en los territorios nacionales. Considerando como puntos de cultura viva comunitaria como experiencias en curso y multiplicadoras culturales que se constituyen apoyadas en los principios de diversidad, protagonismo, autonomía y empoderamiento, con cobertura para todos los sectores poblacionales que trabajarían en red e incorporarían las nuevas tecnologías, las nuevas pedagogías y  poéticas de la vida social en sus formas de funcionamiento y comunicación.
  1. 5. Queremos ver en directo la cultura que impulsa la práctica de los valores de cooperación y solidaridad, códigos de acceso libre al conocimiento, diferentes idiomas, el arte y los espacios públicos. Es importante comprender el lugar que ocupan las prácticas culturales como las nuestras en los territorios locales en los cuales trabajamos. Son alternativas para las nuevas generaciones frente a fenómenos como el narcotráfico, la delincuencia o la corrupción. Pero además la inversión en cultura tiene una rentabilidad social insospechada aún para la mayoría de los actores políticos. Por todo esto es necesario trabajar en la sistematización y visibilización de las experiencias, por que además de que aumentan su impacto crean condiciones sociales para su sostenibilidad.

La visibilización de las experiencias de las redes es fundamental. Para ello se requiere contar con medios de comunicación apropiados, ojalá continentales, que pongan en relación y visibilicen las experiencias comunitarias, pero también se requiere producir conocimiento sobre las mismas, sistematización, que las haga presentables, comprensibles y las enriquezca. Una exposición de experiencias de cultura comunitaria con un premio latinoamericano para ello podría ser un mecanismo útil a este propósito.

Construir conocimiento socialmente útil a la acción colectiva de los participantes en este proceso y de otros similares. La comprensión de las realidades políticas que viven nuestros países, el mapeo de las experiencias, así como profundizar en lo que entendemos por cultura y política, es un desafío de primera línea.

  1. 6. Hilar el tejido necesario para una acción política eficaz. Ello debe incluir un dialogo intergeneracional al interior de este movimiento que está en construcción y el fortalecimiento y empoderamiento de las bases organizativas de la acción cultural comunitaria, en la creación e implementación de metodologías  y tecnologías sociales dentro de las políticas culturales.
  1. 7. Desarrollar procesos de formación socio política y cultural que pongan en dialogo el saber popular y tradicional, con el producido en las organizaciones y en la academia. La formación artística, cultural y para la sustentabilidad son necesidades sentidas. Es un desafío ver a la cultura ligada a la educación y a la educación formal como un fenómeno y una institucionalidad pertinente e incluyente para la formación liberadora de las nuevas generaciones.
  1. 8. Trabajar por la sustentatibilidad humana política y financiera de nuestras experiencias de base, de las redes y de esta misma Plataforma.
  1. 9. Establecer unos acuerdos básicos sobre agenda de trabajo, formas de comunicación, estructura mínima y mecanismos de seguimiento a los avances de este proceso. Estos acuerdos deben permitir enfrentar adecuadamente y según el espíritu de esta plataforma diversos ritmos de organizaciones, diferencias entre países, la fragmentación entre territorios.
  1. 10. Cuidar de que en este espacio colectivo proliferen o se reproduzcan las viejas formas de la política, predominen los egos individuales, crezcan las formas autoritarias o consumistas o se descuide la disciplina necesaria para el aprendizaje.

LO QUÉ HAREMOS JUNTOS DESDE AHORA

IMPULSAR UNA CAMPAÑA CONTINENTAL CULTURA VIVA COMUNITARIA, que apunte al 1% de los presupuestos nacionales para cultura y el 0,1% para cultura comunitaria apuntando en la dirección que queremos tengan las políticas culturales en nuestros países. El fin último es tener una nueva legislación que incluya las reivindicaciones más sentidas en cultura y que se fundamente en nuevos paradigmas de comprensión de la realidad y de la acción humana.

DEFINIR COORDINACIÓN LOCAL, CONTINENTAL Y EQUIPOS DE TRABAJO

    • • Comisión Contexto Política Institucional / Gestión Institucional
    • • Comisión Acción de Base (Educación y movilización)
    • • Comisión Comunicación
    • • Comisión Financiamiento

Trabajar en cinco direcciones y en acciones específicas para cada una de ellas:

Incidencia Comunicación 

Producción de Conocimiento 

Formación Política Técnica Organización Propia 

EN LA INSTITUCIONALIDAD  

Avanzar en la articulación a las diferentes instancias de Gobierno del Estado (nacional, legislativo, local).

ESTRATEGIA DE LA CAMPAÑA 

Visibilizar las redes y organizaciones de Cultura Viva

Comunitaria.

CONSTRUIR UN DOCUMENTO Base de este acuerdo programático de la Plataforma Puente. EN GESTIÓN CULTURAL EVALUACIÓN Y CONTROL DE LAS POLÍTICAS 

Formación en herramientas técnicas para hacer que la cultura cuente en el desarrollo.

CREAR UNA ESTRUCTURA MÍNIMA, LIVIANA 

Coordinación de campaña, que lo haga práctico, posible y real, un equipo técnico inter-redes.

INSTRUMENTOS LEGISLATIVOSIntroducir/promover herramientas legislativas para asegurar inversión en CULTURA VIVA COMUNITARIA MAPEO DE LAS PRINCIPALES REDES Y ORGANIZACIONESUn mapeo de los aliados posibles desde el sector público, privado, legislativo y organismos internacionales. 

ACOPIO DE MATERIALES 

Recuperar y aglutinar documentación sobre Cultura VIVA comunitaria.

FORMACIÓN EN LA ESTÉTICA DE LA TRANSFORMACIÓNHaciendo énfasis en el trabajo con los jóvenes. ESTRATEGIA DE SOSTENIBILIDAD FINANCIERABuscar apoyo a estos procesos, articular organismos internacionales que respalden este trabajo.
SISTEMATIZACIÓN DE EXPERIENCIAS 

Con el fin de construir un banco de buenas prácticas Identificando escenarios nacionales y locales donde se producen políticas de cultura.

AGENDA 2011 –

II Congreso Internacional de Cultura para la Transformación Social

Relevamiento sobre las políticas públicas culturales en la región

Por Facundo Peña Boerio

Abstract

Como corolario del sondeo de opinión realizado a integrantes de organizaciones artísticas, culturales y sociales de once países de América Latina y el Caribe sobre el estado de las políticas culturales en la región, se ha arribado a las siguientes conclusiones: las políticas culturales de la región carecen, en general, de continuidad, universalidad, coordinación y democratización. Así mismo, se verifica una falta generalizada de políticas públicas que estimulen y apoyen el arte comunitario, exceptuando especialmente iniciativas como “Cultura Viva” en Brasil. Finalmente, se han realizado acciones desde organizaciones del tercer sector de toda la región para incidir en el diseño de las políticas culturales. Los resultados de dichas acciones son, en la mayoría de los casos, incipientes pero prometedores.

Introducción

El presente informe contiene los resultados del estudio sobre las políticas públicas culturales en América Latina y el Caribe. Con el fin de contextualizar la discusión sobre las próximas acciones para fortalecer las políticas públicas en arte, cultura y transformación social, se realizó una encuesta autoadministrada y por correo electrónico a integrantes de organizaciones artísticas, culturales y sociales de once países de América Latina y el Caribe sobre el estado de las políticas culturales en la región. Las unidades de análisis fueron seleccionadas previamente, teniendo en cuenta la homogeneidad que presentaban, es decir, que compartían rasgos y características comunes en relación al tema de estudio. Y, por otro lado, ya que a partir de pocos casos se pueden realizar comparaciones y análisis más profundas.

En particular, se efectuaron tres preguntas abiertas para conocer la opinión de los encuestados sobre la dirección de las políticas culturales en sus respectivos países, la relación del Estado con las iniciativas del arte comunitario u otros movimientos sociales vinculados al arte para la transformación social, y las acciones que han realizado las organizaciones para incidir en el diseño de las políticas públicas de cultura. Las preguntas abiertas permitieron relevar tres variables clave para la evaluación del estado de las políticas culturales y el arte comunitario en la región. Es menester aclarar que las generalizaciones a las que se ha arribado tienen un carácter parcial, es decir, su finalidad es brindar herramientas para el estudio futuro de las políticas culturales vinculadas con el arte comunitario. Como corolario de esta aproximación a la temática mencionada, se ha llegado a las siguientes conclusiones.

Sobre la dirección de las políticas culturales

En primer lugar, realizando comparaciones diacrónicas se arribó a la conclusión de que las políticas culturales de la región no tienen continuidad en el tiempo. En el caso de Brasil, durante muchos años la acción del Estado en cuanto a políticas culturales estuvo restringida a las grandes ciudades como Río de Janeiro y San Pablo, pero desde la administración de Lula Da Silva, se produce un cambio importante. Algo similar sucede en Uruguay, con la promoción de políticas dirigidas hacia el desarrollo, la descentralización y la participación entendidas como estrategias para promover la integración social. En Bolivia también se produjo un cambio significativo, a partir del gobierno de Evo Morales, con respecto a los gobiernos anteriores.

Sin embargo, para introducir comparaciones sincrónicas, cabe destacar que los avances en materia cultural en Brasil han sido cualitativos, creándose las secretarías de Políticas Culturales, de Articulación Institucional, de la Identidad y de la Diversidad Cultural, Programas y Proyectos Culturales y la de Fomento a la Cultura. Mientras tanto, la iniciativa Mesas de Cultura –coordinada por el gobierno central de Bolivia, si bien convoca a la sociedad a debatir sobre temas culturales para luego elegir representantes que definan conjuntamente con las autoridades las políticas, ha estado viciada de prácticas partidarias comunes a la historia de las gestiones anteriores.

En otros casos, como los de Argentina, Guatemala y Colombia, se observa que la discontinuidad de las políticas se vincula con los recortes presupuestarios que se llevan a cabo en momentos de crisis o con la llegada de un nuevo gobierno.

Se advierte, entonces, que la discontinuidad de las políticas se relaciona con el cambio de las administraciones gubernamentales y se plantea la necesidad de que los programas exitosos dejen de ser partidario-gubernamentales para ser público-estatales.

Por otro lado, muchas iniciativas culturales han sido sesgadas. Tal es el caso de Costa Rica y Guatemala, en donde los programas estatales se han reducido muchas veces al fomento de las Bellas Artes y la creación de Orquestas y compañías de teatro y danza municipales, marcando un fuerte sesgo occidental-europeo.

En Perú ha habido una normatividad sobre bienes culturales destinada a salvaguardar el patrimonio histórico material, atenta a la diversidad y riqueza cultural del Perú precolombino y a la importancia de algunas ciudades del Perú durante la época de la Colonia. Sin embargo, esto  ha sido parte de la lógica de la economía de mercado de los últimos gobiernos, quienes buscando fortalecer la industria del turismo, requerían de un patrimonio histórico “bien cuidado”, relegando el patrimonio histórico inmaterial y la cultura viva comunitaria. Mientras tanto, en Bolivia también se percibe un proceso similar, pero hoy se produce el proceso inverso, generándose un sesgo indigenista.

Otro tipo de sesgo es el que produce la “focalización” de las políticas culturales. Como sucede en Argentina, la política cultural se dirige hacia las “poblaciones vulnerables”, buscando reparar “daños del sistema” antes que desarrollar identidad, ciudadanía cultural, libertad y diversidad ideológica, etc.

Así mismo, en Colombia y Costa Rica se plantea que el Estado no busca apoyar iniciativas que ya se estén desarrollando, es decir, no es un ente potenciador y acompañante. Antes bien, dirige aquello que crea o promueve el modelo de las “industrias culturales”, condicionando a las organizaciones culturales y a los artistas a que se incorporen al mercado como “unidades de explotación económica”.

Este modelo de “industrias culturales” también se menciona en el caso argentino, donde hay un gran desarrollo de la industria discográfica, cinematográfica y televisiva; y en Perú, ya que allí la industrialización de la cultura se realizó a través de la conversión del patrimonio cultural histórico en bienes turísticos. El Estado en Belice también subordina la cultura a la industria del turismo. Por ende, si bien el Estado no debe ser mero productor de cultura, puede y debe tener la función de democratizar y fomentar las áreas de producción, distribución y consumo.

En la mayoría de los países, las políticas culturales tampoco tienen un sentido coordinado: se plantean objetivos diferentes y hay una articulación insuficiente, ineficiente y nula entre las diferentes agencias gubernamentales en la implementación de políticas culturales. Una de las causas señalada por es la falta de especialización de los funcionarios.

Incluso, algunos países como Belice, Bolivia y El Salvador, carecían hasta hace poco tiempo de una agencia gubernamental que formule e implemente políticas culturales.

La ausencia de políticas culturales continuas, universales, democráticas y coordinadas fomenta la lógica mercantil de las “industrias culturales”. Esto desdibuja el concepto de cultura como bien público de construcción de sentido, identidad y capital simbólico, convirtiéndolo en un “gasto” del Estado. Pero sobre todo, distorsiona al acontecimiento cultural (algo único e irrepetible) para reducirlo a la reproducción en serie de la dinámica industrial.

Acerca de la relación del Estado con las iniciativas vinculadas al arte comunitario

 

Con respecto al segundo interrogante, se verifica una falta generalizada de políticas públicas que estimulen y apoyen el arte comunitario u otros movimientos sociales vinculados al arte para la transformación social, exceptuando especialmente programas como “Cultura Viva” en Brasil, del cual han surgido varias iniciativas como Puntos de Cultura, Puntos de lectura, etc. Él descentraliza y reconoce al país como un todo de norte a sur, este a oeste. En particular, el programa Puntos de Cultura está dirigido al financiamiento de iniciativas culturales que promuevan el fortalecimiento de identidades culturales para su conservación o transformación para inclusión y promoción de ciudadanía.

En el resto de los países, el sector público -Estado y municipios- tiene aún una baja incidencia en el financiamiento de las artes, el patrimonio y las tradiciones culturales a nivel comunitario. En algunos casos, como en Ecuador, existen convocatorias abiertas para la presentación de propuestas culturales a nivel nacional, que luego de un proceso de valoración son financiadas. Se han realizado varias convocatorias en estos dos últimos años, con resultados muy interesantes en cuanto al apoyo de iniciativas locales. En Argentina ha habido acciones iniciadas por voluntad personal de algunos funcionarios, pero que no logran convertirse en programas de gobierno que promuevan el arte comunitario. En otros casos, como Bolivia y Colombia, si bien se contempla fortalecer el nivel de participación de artistas, agentes e instituciones de los grupos artísticos comunitarios, este no se da en los niveles y en la calidad necesaria. A su vez, en Costa Rica existen fondos concursables como Proartes y Becas Taller; estos de alguna manera son focos presupuestarios que pueden dar respiro a los movimientos emergentes pero no funcionan ni para el impulso mínimo de una sostenibilidad económica digna. En Perú, el único referente de acción exitosa de reconocimiento de una iniciativa cultural por parte de un gobierno era el apoyo que la Municipalidad de Comas daba a la FITECA (Fiesta Internacional de Teatro de Calles Abiertas).

Más allá de las iniciativas mencionadas, no hay políticas culturales que fomenten el arte comunitario. En Argentina y Colombia se señala que los espacios de participación e incorporación de agentes sociales resultan dependientes de la voluntad política de los funcionarios de turno, que –en muchos casos- no reconocen en lo comunitario el valor de lo artístico. La falta de coordinación de las iniciativas demuestra el escaso apoyo de los estados latinoamericanos hacia el arte comunitario.

Así mismo, un factor determinante en la relación del Estado con el arte comunitario es la desagregación institucional de las políticas culturales nacionales en los niveles provinciales y municipales. En efecto, se advierte una asimetría al interior de cada país, es decir, la desigualdad en el desarrollo de las políticas culturales entre las distintas provincias y municipios. Por ejemplo, las acciones culturales que se dan en las ciudades de Bogotá, Cali y Medellín son muy distintas y distantes al resto de Colombia, donde el sector cultural logra un diálogo con el gobierno local. A su vez, en Argentina la ciudad asigna Rosario asigna un 5, 6% de su presupuesto al área de cultura, cifra mucho mayor al porcentaje asignado por la administración central, que se distribuye en todo el territorio, incluyendo las provincias y municipios con menos recursos.

Cabe mencionar también, como plantea el caso de Brasil, que aún habiendo apoyo estatal hacia el arte comunitario, en muchos sectores de la sociedad civil –como las academias u otros espacios artísticos- se discrimina el arte para la transformación social. Las ONG del sector son, en muchos casos, desconocidas y desprestigiadas; lo cual puede incidir en el interés por parte del Estado a estimular y fomentar estas iniciativas.

Acciones de las organizaciones y su incidencia en el diseño de las políticas culturales

Finalmente, se han desarrollado numerosas acciones desde organizaciones del tercer sector de toda la región para incidir en el diseño de las políticas culturales. Pueden plantearse dos ejes de acción principales en los cuales se enmarcan las iniciativas de las ONG. Los resultados de dichas acciones son, en general, incipientes pero prometedores.

En primer lugar, las acciones que procuran el fortalecimiento de redes y alianzas entre las organizaciones que promueven la Transformación Social a través del Arte.

En Belice y en Guatemala, las organizaciones han trabajado en conjunto a través de la Red Guatemalteca de Arte Comunitario y se han suscrito al trabajo en la comunidad y comunidades vecinas.

En Bolivia, se han firmado una declaración de varias prácticas artístico-culturales bolivianas de fortalecer la red Boliviana de Arte y Transformación Social y se impulsan acuerdos regionales junto a otras organizaciones de otros países, en temas de interculturalidad.

Las ONG de Argentina vienen participando activamente en el movimiento Pueblo Hace Cultura, que justamente tiene como objetivo incidir en este tipo de políticas públicas, sobre todo en la regionalización de la Ley de Puntos de Cultura. Aquí se ha avanzado en la concientización de los actores estatales y sociales acerca de estas temáticas.

En Colombia, se buscan alianzas estratégicas para abordar campañas de acción colectiva de incidencia política en temas socialmente relevantes, por ejemplo: Campaña Nacional por la defensa del agua como bien público, Acción colectiva por la construcción de un Estado social de derecho, entre otras.

Desde Uruguay, las organizaciones han creado el RULATS, comprometiéndose activamente en la promoción de la política pública “Puntos de Cultura”.

El otro eje de acción es la apertura del diálogo de las organizaciones con las autoridades estatales (municipales, provinciales, nacionales). Aquí podemos destacar la articulación entre las organizaciones para presionar a las autoridades para garantizar buenos diseños de políticas públicas o la participación en los consejos municipales –por ejemplo, los de derechos del niño y el adolescente-  como se menciona desde Brasil.

En Argentina se han desarrollado programas de acción público-privado que promueven el desarrollo local desde el arte y la cultura, a partir de los cuales han surgido nuevos centros culturales comunitarios programas de arte e construcción de ciudadanía en escuelas y espacios de salud y programas de gobierno nuevos a nivel local y provincial como los de Rivadavia, Pehuajó, Suipacha y Provincia de Buenos Aires.

En Colombia se plantea la ocupación de espacios de representatividad en los consejos municipales como el Consejo Municipal de Cultura en Cali, Los consejos locales de planificación de las comunas, El Consejo Directivo del Fondo Mixto, entre otros.

En Costa Rica también se propone el diálogo directo con las entidades municipales (comités de cultura, comités de la persona joven). Mientras que El Salvador  forma parte de la Mesa Permanente de Desarrollo Cultural, espacio desde el cual se dio vida a las propuestas de cultura del plan del gobierno finalmente electo.

En Guatemala las organizaciones se han nucleado alrededor del POLJUVE, donde  participan organizaciones sociales, gubernamentales, cooperación internacional, es una sumatoria de esfuerzos, voluntades y recursos que tienen como propósito institucionalizar políticas, programas y planes para que la juventud participe creativamente en la transformación social.

Así mismo, en Perú, en cuanto al diseño de políticas públicas se ha avanzado más específicamente a nivel local. Por ejemplo, en el distrito de Comas se ha logrado que el tema de la Cultura ingrese en los Planes del Gobierno Local, y que se integre en el Plan Integral de Desarrollo de la ciudad y en la agenda del alcalde y de los funcionarios. Además, se ha incidido en la planificación urbana logrando el proyecto de construcción del Paseo de la Cultura a raíz del impacto del Festival Internacional de Teatro de Calles Abiertas-FITECA.

A pesar de las acciones realizadas y los resultados obtenidos, la mayoría de los encuestados advirtió sobre la necesidad de profundizar la participación de las organizaciones sociales que trabajan desde el arte y la cultura para la transformación de las propias comunidades en el diseño e implementación de las políticas culturales, sobre todo alrededor de la iniciativa Puntos de cultura. A su vez, se propone intensificar y consolidar la articulación de de alianzas estratégicas entre el Estado y la sociedad civil, para evitar que las políticas culturales se conviertan, con el tiempo, en apenas buenas intenciones de democratizar y descentralizar.

Conclusiones

Las políticas culturales de la región no tienen continuidad en el tiempo y, en la mayoría de los países, tampoco tienen un sentido coordinado, universal y democrático, fomentando de ese modo la lógica mercantil de las “industrias culturales”.

Por otra parte, se percibe una falta generalizada de políticas públicas que estimulen y apoyen el arte comunitario, exceptuando especialmente iniciativas como “Cultura Viva” en Brasil. El sector público -Estado y municipios- tiene aún una baja incidencia en el financiamiento de las artes, el patrimonio y las tradiciones culturales a nivel comunitario.

Las organizaciones del tercer sector de toda la región  han desarrollado numerosas acciones desde para incidir en el diseño de las políticas culturales, que se sintetizaron en dos ejes de acción principales: las acciones que procuran el fortalecimiento de redes y alianzas entre las organizaciones que promueven la Transformación Social a través del Arte; y la apertura del diálogo de las organizaciones con las autoridades estatales (municipales, provinciales, nacionales). Los resultados de dichas acciones son, en general, incipientes pero prometedores. No obstante, las ONG proponen continuar con las líneas de acción señaladas con el fin de que las iniciativas estatales se institucionalicen, es decir, se vuelvan independientes de las administraciones de turno.

Fuentes

    1. AGeCultuRA (Argentina)
    2. Crear Vale la Pena (Argentina)
    3. Caracol (Belice)
    4. COMPA (Bolivia)
    5. ALACPI (Brasil)
    6. Casa de Ensaio (Brasil)
    7. Corporación Cultural Nuestra Gente (Colombia)
    8. Teatro Esquina Latina (Colombia)
    9. GuanaRED (Costa Rica)
    10. ALER (Ecuador)
    11. Tiempos Nuevos Teatro (El Salvador)
    12. Caja Lúdica (Guatemala)
    13. Arenas y Esteras (Perú)
    14. La Tarumba (Perú)
    15. SaludArte (Uruguay)

Um comentário sobre “1er CONGRESO LATINOAMERICANO DE CULTURA VIVA COMUNITARIA Cultura, Descolonización y Buen Vivir 17 al 21 de Mayo de 2013- La Paz, Bolivia

  1. Pingback: Primer Congreso Latinoamericano de Cultura Viva Comunitaria « C.E.A.S

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *

8 + 1 =